¿Cómo olvidar a tu ex? Pensamientos obsesivos y recurrentes

Es normal que después de una ruptura te venga a la mente tu ex, era una figura muy presente en tu vida y probablemente su recuerdo esté aún vinculado a muchos aspectos cotidianos. Hasta cierto punto es normal recordarle y pensar en él, pero hay una fina línea que separa estos recuerdos e ideas de lo que son pensamientos obsesivo y recurrentes. Estos se caracterizan por ser incontrolables, invasivos e invalidantes.  Te desconcentran de cualquier tarea, lo cual dificulta la fluidez en trabajo y/o estudios, y parece que incluso pierdas la memoria, pero eso es sólo consecuencia de tener la atención centrada en otras cosas.

Estos pensamientos pueden estar relacionados:

  • Con él: intentar entenderle, alguna frase que dijo, echarle de menos, diálogos imaginarios, etc.
  • Con momentos compartidos: viajes, cumpleaños compartidos, fechas señaladas, vacaciones, relaciones sexuales, momentos en casa en caso de vivir juntos, etc.
  • Con “la otra”: si tu pareja estaba o está ya con otra persona, puede ser algo que mentalmente pueda torturarte hasta el infinito.
  • Con lo que significa para ti una pareja: ideas sobre si volverás a encontrar a alguien como él, si encontrarás a alguien con quien formar una familia, si ha actuado como tú esperabas que tenía que actuar él como pareja, si actuaste tú como crees que deberías haber actuado como pareja, etc.
  • Con el qué dirán: hay círculos familiares, de amistades e incluso laborales, en los que aún es muy potente la influencia de sus opiniones sobre nuestro bienestar y tranquilidad –versus malestar y ansiedad.
  • Contigo: ¿Qué he hecho mal? ¿Por qué me ha pasado a mí esto? ¿Tendría que haberle dicho tal cosa en vez de callármelo? ¿Tendría que haberme callado tal cosa en vez de decírselo? ¿Tengo algún defecto que no puedo superar? ¿Soy insoportable y me merezco que me traten así?
  • Con cuestiones tangibles: ¿Dónde voy a vivir ahora? ¿Qué pasará con los niños? ¿Tendré suficiente con mis ingresos? Etc.

Sean estos u otros los pensamientos recurrentes, pueden robarte gran parte de tu atención, concentración, energía, tiempo, relaciones y eficiencia.

¿Y cómo superar una ruptura de pareja con estos pensamientos recurrentes?

La buena noticia es que hay varias cosas que pueden ayudar a controlar tus pensamientos y sentirte menos invalidada por ellos. Lo primero es averiguar de qué tipo son estos pensamientos si se presentan –no en todas las rupturas se dan-, cuando aparecen, en qué momentos, si aparecen más cuando estás sola o acompañada, si suelen quedarse contigo durante mucho rato o si aparecen de manera intermitente, si son siempre del mismo tipo o si van variando, si aparecen ante ciertas situaciones previsibles o si aparecen aleatoriamente, si cada vez te invaden menos o si por el contrario van en aumento…

Una vez sepamos a qué tipo de pensamientos nos enfrentamos, será importante ver cuál ha sido tu estrategia para deshacerte de ellos, si es que la ha habido, por qué ha fallado y qué podríamos hacer al respecto.  A veces somos demasiado estrictos, y nos obligamos a zanjar demasiado deprisa un tema, queremos dejar de pensar ya de una vez por todas en eso que nos invade, y entonces empezamos a buscar maneras de estar “entretenidos” en otras cosas y no pensar. Eso a veces funciona, pero a veces no, y es en esas ocasiones que es necesario dar un espacio a esos pensamientos y expresarlos. A veces es al contrario, no paramos de darle vuelas al mismo tema una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez… y con cada persona que nos cruzamos le hablamos de lo mismo. En esas ocasiones, lo necesario, es más bien restringir esa expresión a ciertos momentos del día, o ciertas personas, o ciertos espacios delimitados de tiempo (más o menos largos, más o menos cortos), pero nunca negarlos o intentar reprimirlos del todo como si no existieran.

¿Cómo olvidar a tu ex? ¿Cómo olvidar un amor?

Es más sano plantarse cómo superar una ruptura amorosa que no cómo olvidar o dejar de pensar en esa persona. En el fondo, no se trata tanto de cómo olvidar a tu ex como de cómo conseguir que tus ideas o recuerdos no interfieran en tu día a día, que no te bloqueen y de que no te quedes estancada en un bucle sin fin.

Si después de todo, aún crees que te gustaría tener un botón de reset en tu cerebro y borrar a esa persona de tu memoria,  quizás la película “Olvídate de mí”, de Michel Gondry (2004) te ayude a reflexionar sobre el tema. Si os animáis unas cuantas podemos quedar un día para verla y/o comentarla.