4 noviembre, 2016

MI EX QUIERE SER MI AMIGO

Mi ex quiere ser mi amigo

.

Disonancia cognitiva, ansiedad,
asertividad, límites, relaciones tóxicas,
reelaboración de relaciones.

.

¡Bienvenidas todas a este apartado! ¿Tu ex te ha dejado pero quiere ser tu amigo? ¡Bienvenida al club! Es genial poder mantener una relación de amistad con alguien con quien has compartido tantas cosas, alguien a quien probablemente todavía quieres y te quiera. ¡Ojalá fuéramos todos amigos! Pero a veces es un tanto difícil gestionar esta situación, especialmente cuando:

a) Te han dejado y todavía sigues enamorada de tu ex
b) Tu ex no quiere un compromiso contigo pero sí acostarse contigo

En estos casos es de vital importancia reconocer tus emociones, detectar qué sientes cuando intentas mantener esta amistad con él, hacerte responsable de tu bienestar (si tú no cuidas de ti, ¿quién lo va a hacer?) y poner todos los límites que sean necesarios para sostener tu estabilidad. El hecho de querer mantener una relación de amistad con alguien por quien sientes mucho más puede generar una gran disonancia cognitiva, una lucha interna de pensamientos y sentimientos altamente desgastante que puede llevarte a consumir toda tu energía simplemente intentando encajar la nueva situación.

La transición de una relación amorosa a una relación de amistad puede ser compleja, e incluso me atrevería a decir que imposible en algunos casos… Y no hay un libro de instrucciones que explique cómo se hace esta transición. Como dice la sabiduría popular “cada persona es un mundo”, y como dice la psicología “cada persona ve la realidad desde su perspectiva” y por lo tanto toda realidad percibida es subjetiva. Ello nos lleva a comprender que cada persona entienda una cosa distinta -más o menos cercana o lejana en cuanto a significado- cuando hablamos de “relación de amistad”. Ni todas las relaciones de amistad son iguales ni todos entendemos lo mismo por amistad. Por eso es bueno hacer un poco de introspección en los casos en los que un ex quiera ser tu amigo:

  • Valorar si es lo que deseas
  • Valorar si te conviene
  • En caso afirmativo, tener claro qué tipo de amistad deseas mantener con él
  • Ver si eso cuadra con lo que él quiere
  • Ver cómo se puede empezar esa nueva relación

También habría que tener en cuenta la motivación del ex para pedir esta relación de amistad, ya que en algunos casos los ex piden mantener una relación de amistad sólo porque se sienten culpables por dejar a su pareja. Si esa es su única motivación cabría valorar si realmente hay que apostar por una amistad si es algo altamente desestabilizador para ti y un parche anti-culpa para él. Y en el peor de los casos, cabe valorar si lo único que quiere tu ex es seguir controlándote incluso sin ser pareja… Esto puede sonar rocambolesco, pero os aseguro que hay muchas relaciones tóxicas que no acaban porque no sabemos poner nuestros límites.