13 octubre, 2016

En qué te puedo ayudar

Para afrontar o superar una ruptura, en primer lugar es necesario tomar consciencia de la situación. A ello ayuda el hecho de analizar la relación que se había establecido con la pareja y cómo se dio o se está dando la ruptura. Esto nos permitirá descubrir qué emoción nos está estancando y poner en marcha los mecanismos necesarios para salir adelante y recuperar la estabilidad.

 

Me siento sola después de la ruptura de pareja
Como superar el dolor de una ruptura amorosa
Te odio_Ruptura amorosa
Quiero tener relaciones con mi ex

Este proceso, individual y personalizado, sigue las directrices de la Intervención Estratégica, la cual centra su modelo en cuatro emociones básicas que aglutinan a todas las demás:

  • MIEDO: ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo podré enfrentarme sola? ¿Encontraré pareja? ¿Podré tener hijos si no encuentro pareja? ¿Podré criar a mis hijos sin él? ¿Volveré a ser la de antes? ¿Recuperaré las ganas de hacer cosas?
  • RABIA: ¡Le odio! ¿Cómo ha podido hacerme esto? ¡No se lo perdonaré nunca! ¡Ojalá le vaya terriblemente mal! Me da rabia sólo pensar en él. Si pudiera le gritaría todo lo que siento.
  • DOLOR: No le reconozco. Le echo de menos. Sigo enamorada de mi ex. ¿Cómo pudo irse con otra? ¿Qué he echo mal? No soporto seguir viéndole ¿Cuando acabaré de llorar?
  • PLACER: Lo hemos dejado varias veces, pero siempre volvemos. No quiero estar con él, pero lo que siento es más fuerte que yo. No me conviene como pareja, pero no puedo resistirme a la atracción.

¿CÓMO?

Este proceso lo conseguimos mediante sesiones individuales y personalizadas de Intervención Estratégica, analizando la relación que se había establecido con la pareja y cómo se ha dado la ruptura, descubriendo qué nos estanca y poniendo en marcha los mecanismos necesarios para salir adelante y recuperar la estabilidad.

La Intervención Estratégica, o Terapia Breve Estratégica, durante los últimos 30 años ha demostrado la eficacia y eficiencia de este modelo para tratar tanto situaciones de estancamiento o angustia de la persona como relaciones emocionales de alta complejidad.

Superar una ruptura de pareja -o una ruptura amorosa aunque no se haya formalizado como tal- puede ser más o menos complicado en función de la situación, pero también en función de dónde pone el foco de atención la persona.

SE PROPONDRÁN:

Ejercicios prácticos que la persona deberá realizar entre sesión y sesión. Los ejercicios siempre se establecen a medida para la persona, y nunca se le pedirá nada que no sea capaz de hacer, pero es importante destacar la importancia del deseo de la persona por mejorar su situación. No existe una periodicidad rígida preestablecida entre sesión y sesión, porque el seguimiento y evolución en cada persona es diferente, pero se suele empezar por sesiones de una vez por semana o cada dos semanas, y se puede ir expandiendo según la necesidad. En cualquier caso, la relación de ayuda se establece inicialmente para un máximo de 10 sesiones, aunque tampoco de manera rígida.